10 ARQUETIPOS DE AUTOMAESTRÍA

Deseo transmitirte esta información para que puedas reconocerte a ti mismo, a ti misma.
Cada arquetipo representa un estadio del Ser que, al identificarlo, nos permite trascender los juegos de las polaridades éxito/fracaso y elevarnos a estados de conexión y consciencia.

 

Los médicos homeópatas venimos de una tradición alquímica nacida en tiempos de Paracelso.
En aquel entonces ya se conocían los arquetipos, sólo que se les denominaba de otro modo. La palabra antes usada era miasmas, pero para mejor entendimiento en nuestro lenguaje actual los comprenderemos ahora como ARQUETIPOS.
La Homeopatía nació con 3 arquetipos básicos. Hoy, desde la conciencia más ampliada, en HOMEOPATIA VITAL, comprendemos 10 arquetipos.

¿QUÉ ES UN ARQUETIPO?

Los arquetipos son patrones que afectan todas las áreas humanas: pensamiento, sentimiento y actuación. Cada arquetipo puede considerarse un código.
Un arquetipo es, en primer lugar, una forma de existir, o dicho de otro modo, el COMO vivimos lo QUE vivimos.
Para activar la maestría interior es necesario ser consciente de ambas cosas: QUE experimentas y COMO lo experimentas.

 

En realidad la maestría interior se potencia muchísimo cuando tú puedes diferenciar y relacionar en ti mismo las dos formas de experimentar tu vida. El QUE es muy profundo, inconsciente a veces. El COMO es evolutivo.
Cada arquetipo representa un estado evolutivo humano. Son estadios del Ser, formas de estar. Estados existenciales, de aprendizaje y de servicio.
Conocer tu arquetipo te permite conocer tu nivel de conciencia, tú forma de sobrevivir, tu forma de entender la vida y, a un nivel mas elevado, permite comprender el propósito de esta encarnación.
Cada arquetipo representa una polaridad 3D específica: una dificultad a superar y un tesoro a recibir. La luz y la sombra de cada arquetipo.
Y también cada arquetipo representa una cualidad de lo divino en la Tierra, que cuando conectamos con ella, abre las puertas del retorno a nuestra esencia. Son las autopistas del “retorno a casa”

IDENTIFICAR LOS ARQUETIPOS

Pongamos un ejemplo: Imagina que sientes frio. Esa es tu sensación, tu experiencia. Es tuya y de nadie más. Puede que un amigo a tu lado sienta frio, quizás menos intenso, o quizás mas… La sensación del frio es subjetiva y muy individual. No depende del termómetro. Esto es lo QUE tu experimentas.
Independientemente de la sensación QUE experimentas, en este caso frio, esa experiencia puede ser vivida de diez diferentes formas: los 10 ARQUETIPOS.
Por ejemplo el frio puede vivirse con terror, con tranquilidad, con lucha, con resignación, con vergüenza, como una tortura, con indignación, como abandonado, como un héroe o con sensación de muerte.
Cada forma de vivir creara e ira vinculado a una posible creación de enfermedad.

 

Me dirás: el frio se puede medir, pero… y la pena, el duelo, y la decepción, la soledad… y la alegria… Cada experiencia humana puede ser vivida de diez diferentes formas.
Cada arquetipo expresa una forma de vivir y/o liberar las emociones básicas del humano: el miedo/apego, la culpa, la rabia y la tristeza/alegria.

 

El QUE – la sensación vital – es muy profundo, individual y personal. Aunque de algún modo se pueden agrupar y o clasificar, pero hay tantas sensaciones vitales, como humanos en el planeta, pues dependen de la percepción de la realidad, que siempre es subjetiva y relativa.

 

El COMO – el arquetipo – es un estado evolutivo, una forma de estar, que se comparte con muchos… y sólo hay 10. Se asemeja a las vestimentas, que muchos otros también usan, o el lenguaje, que muchos otros también hablan.

NOMENCLATURA

Todos son necesarios, pero de alguna forma son excluyentes, es decir, que si estás en arquetipo 1, no estás en el 5, ni el 9.
Te presento los nombres de los arquetipos adaptados a la nomenclatura actual.

1- AGUDO

2- VIVIR

3- OCULTAR

4- INTENSIDAD

5- INTENTAR
6- AMENAZA
7- ASFIXIA
8- PERFECCIÓN

9- EXCLUSIÓN
10- DESTRUCCIÓN

Hoy hemos iniciado este tema que iré profundizando periódicamente.
Te agradezco tu interés y te animo a que empieces a ser consciente de tus dos formas de existir: el qué y el cómo, y que poco a poco vayas descubriendo cuál es tu arquetipo.

Para activar la maestría interior

es necesario ser consciente de dos cosas: 

que experimentas y como lo experimentas.

Namaste

Lourdes Tornos Sales