Navidad es un día de fiesta, de celebrar

¿Qué celebramos?

 

Este año Navidad sabe a rescate, a  un renacer de entre las ruinas…

 

Dicen… que hace 2018 años nació un bebé, llamado Y’shua –salvación en hebreo– de una mujer virgen, llamada Maryam –la amada– ,  que no había conocido varón.

Mujer que a su vez había nacido de una anciana estéril, llamada Ana, abuela de Y’shua.

 

Y que Maryam era además familia de Elisabeth, que algunos meses antes, aunque también anciana y estéril, quedó  preñada, coincidiendo las dos mujeres en sus embarazos.

Y que Elisabeth  y dio a Luz un hijo llamado Juan, aquel que estuvo lleno del poder de Elías (quien había  sido ascendido físicamente en su Merkaba 900 años atrás)

 

Y que Y’shua, nació en una gruta, usada como  establo,  allí donde pasan la noche los animales.

 

Y dicen,  que ese bebé estaba lleno del poder de Dios,  y es que Rey,  que su mensaje es: “yo te consuelo

 

Y resuenan cánticos de victoria, pues cuentan que el reflejo de este bebé,  era tan intenso,  que manifestaba la Gloria del Creador del Universo.

 

Y ahora sabemos,  que el Gran Ser que se encarnó en ese bebé,  es el Cristo, Palabra creadora,  co-creador de este Universo en el que habitamos,  pues a través suyo se han realizado las edades del mundo,  y ahora lo sostiene gracias al poder de su Luz y de su Palabra

Repito…  esta Navidad sabe a rescate

Pues la semilla que Y’shua el Cristo sembró en la Tierra está llegando a su plenitud.

El mundo -la Mátrix-  se está agrietando,  las raíces Crísticas rompen y destruyen  las viejas estructuras.

Se están liberando capas y más capas de patrones negativos,  memorias de traumas emocionales,  códigos de esclavitud,  control y manipulación de la tercera dimensión.

Si, el rescate se está dando, y estamos entrando en una preciosa conciencia que envuelve y libera nuestro corazón. Estamos siendo rescatados!!!

Nos estamos preparando para la Ascensión

Pronto estaremos dispuestos para reconectarnos con el corazón galáctico, el Gran Sol central,  y viviremos días sagrados de armonización con las 12 dimensiones de nuestro Universo y con la gran generosidad divina del Cristo.

Sí, desde luego, estamos siendo rescatados.

Nuestro cerebro, pineal, nuestra sangre, y nuestro ADN, están entrando en frecuencias Crísticas.

No te preocupes

Si estás cansado… No te preocupes si sientes dolor físico, si estás inestable, intranquilo o incluso triste. No te preocupes si sientes tensión en tus pensamientos o temor. Todo forma parte del proceso de cambio físico y energético.

Reúnete para meditar con aquellos que amas y resuenen con tu alma, entra en tu silencio para poder recibir las activaciones de tu ADN, espiritualiza tu vida,  conviértete en un místico, experiméntate como un ser amado por Dios.

 

Conéctate con el amor y la sabiduría de la Madre Divina,  para poder ser elevado a la Consciencia Cósmica.

Entra en los códigos y las bendiciones de abundancia sobre la Tierra.

Haz de tu hogar y de tu vida un lugar de Armonía,  Paz y  Amor,  un espacio sanador, donde puedas conectarte con las esferas, los maestros y los rayos de Luz, donde puedas abrir tus dones.

Enriquece tu vida brindando gratitud, amor,  perdón,  unión y humildad por todas partes.

Y sobre todo vive desde la Paz sobre tu espíritu, solicita ayuda a la Luz divina cuando lo necesites,  y reverencia la vida que se te ha dado.

No vivas para ti,  vive para ser  la manifestación de Dios en ti.

 

Sí estamos siendo rescatados.

Vivimos tiempos muy sagrados,  muy especiales, desde  la gran frecuencia de Amor y de Transformación,  que un día,  un bebé llamado Y’shua,  nacido en un establo,  sembró en nuestra querida y amada madre Tierra.

 

Felicidad en todos los corazones

Lourdes Tornos Sales,  en la Tierra

Mariceli, entre la Tierra y el Cielo

Ommaiah, en el Cielo de Sirio

El Vacio y el Todo