SAMAKHANDA – Menú

SAMAKHANDA

Reunión de lo humano y lo cuántico.

ORIGEN

SamaKhanda  es  una forma de sanar,  de conocer  al ser humano, de entender  la enfermedad  y de trascender a  planos elevados de la Consciencia.

Su presencia ha surgido  por la realidad de que la labor que ofrezco y comparto,  se extiende más allá de todo sistema médico y académico. 

El diagnostico médico-homeopático, es sólo  (y digo sólo, aunque verdaderamente es mucho…  mucho…) el inicio de la compresión, la terapia y la sanación que va a recibir la persona que  solicita la ayuda.  Algo así como si el diagnóstico  médico fuera  la definición y comprensión de las reglas del juego al que está jugando el paciente.

¿Puedes imaginar lo que acabo de decir?

Es muy bello poder realmente comprender que es lo que el “otro experimenta”…  desde donde vive, goza  y sufre la vida, cual es el origen de su enfermedad o de sus bloqueos.

Este es el inicio de la  labor médica en SamaKhanda.

 Pero como digo, esto sólo es el inicio, pues lo  médico  une su   labor y se pone al servicio de la espiritualidad y a la Consciencia.

Permíteme que te pida quites los prejuicios que puedas tener a la palabra espiritualidad. Te pido busques tú la mejor palabra que te permita expresar lo que tú eres más allá de lo que conoces de ti mismo, mas allá de lo que imaginas de ti mismo o deseas de ti mismo, pues quien eres no se acaba en esta línea del tiempo, que va desde un pasado hacia un futuro.

Tú no eres sólo el cuerpo, las emociones, la energía, o los planos astrales…

Todo lo que somos está más allá de cualquier cosa que puedas experimentar o conocer.

Hay una palabra que me encanta: lo místico… pues evoca el misterio. Eso somos.

¿Donde ha surgido SamaKhanda?

Desde los inicios, los médicos eran sabios que comprendían todos los aspectos, y no sólo humanos, sino también los vinculados a la filosofía, astrología y a los movimientos de la Naturaleza que podían afectarle.

Con esta misma intención SamaKhanda es un espacio médico para la Consciencia. Vivir conscientemente Sobre todo es una forma de vivir y de disponerse ante la Vida.

… pero lo que ahora vivimos está repleto del entramado de experiencias multidimensionales, no controlables, solo identificables por las experiencias internas.

SamaKhanda surge de la reunión de todos los aspectos humanos y cuánticos, tanto en mi persona, como en las personas que las reciben.

¿Y en lo profundo?  

SamaKhanda es la expresión de una conciencia, un forma,    que  surge  del sentimiento  de querer compartir esta forma,  de recibir la Vida y  de saberse vivo. 

¿Y porque darle nombre?

Para trasmitirla, para comunicarla, para mostrarla y activar estas sabidurías en otras personas que las reciban… y las ejerzan. No es nada que me pertenezca.

Yo sólo hago mi experiencia y la transmito.

¿Acaso la Luz pertenece a alguien?

Solo podemos maravillarnos

de las infinitas creaciones

y posibilidades 

de su manifestación.

SIGNIFICADO

Consta   de dos vocablos de origen  sánscrito: SAMA   y   KHANDA

El sánscrito es una lengua que nos conecta con la sabiduría ancestral de la humanidad, la que une  el Cielo con la Tierra. Es  un verbo en acción.  Facilita  expresar mucho en apenas un sonido.

Verbalizar y/o mantralizar  SamaKhanda, actúa como medicina para el alma al servicio del humano, conectándote con tu  interior, enraizándote  en la Tierra y manteniéndote abierto hacia lo eterno. 

SAMA   significa la igualdad, semejanza, lo idéntico.

Este  vocablo  define la  curación a través de la ley de similitud. 

Esta es la ley   de la naturaleza en la que se basa y desarrolla la Homeopatía.

Pero tengo que decirte que, como tal ley no es exclusiva del método homeopático, pues define cualquier método o sistema  terapéutico que interrelacione  el enfermo con su remedio dinámico. La Homeopatía es solo una forma de aplicar esta Ley de Curación.

En la vida, SAMA es la experiencia profunda de fusión  entre  dos similares de distinta naturaleza, que al unirse, trascienden. Es un acto de amor. Nace del Silencio.

Para la tradición sánscrita  SAMA pertenece al  bhâva puchpas o flores  del alma. Es la quinta flor y representa la aceptación, la ausencia de toda perturbación mental y la ecuanimidad.

SAMA    es el estado de paz interior y de contemplación, de silencio interior, desde la  conexión y la presencia interna que todo lo acepta, que nada le turba.

SAMA es la actitud en la que se dispone el terapeuta/médico, para ayudar a quien lo solicita: basta ser su espejo, y mostrarle lo que no ve de sí mismo.

SAMA es el creador del estado de Salud, la  senda hacia el Silencio, el Amor y el Vacio donde  la materia es creada. Toda curación y transformación nacen en SAMA

KHANDA    es lo continuo.

Contiene la  experiencia espacio/tiempo como  una energía flexible, que nos permite hacer la experiencia de la tercera dimensión en la Tierra. Es importante que comprendas lo que acabo de decir, pues esta posibilidad cósmica de experimentar la tercera dimensión (3D), solo se realiza en la Tierra, no existe en otros planos más elevados del Cosmos. De ahí la gran trascendencia de experimentar la tercera dimensión como parte de un todo. Y esto es KHANDA.

KHANDA nos permite  interaccionar   y sanar  el sufrimiento  a través del tiempo y el espacio, incluidas las vidas pasadas. No existe la distancia.

También todos sabemos y podemos experimentar que en  la frecuencia del Amor, el espacio/tiempo desaparece. Eso es KHANDA.

Contiene en sí mismo  el vocablo Kha,  el éter, como el espacio donde vibra el sonido. Y se expande en Akhanda lo indivisible e indiviso, no constituido por partes, siempre uno, entero y completo. Al invocar  Akhanda destruye el engaño y la división de nuestras mentes y  se recupera la conexión  con la esencia.

KHANDA  es más que un estado de salud.  Nos eleva y libera de nosotros mismos. Nos facilita entrar en la consciencia de nuestro origen esencial.

Entramos en unidad con el Todo y con todos.

Cuando SAMA es  la Esencia del Ser, el  Vacio y el Amor, KHANDA es Existir desde la Consciencia, liberada de ego, de ser el Vacio y el Amor.

Sama es YO SOY

Khanda es   EL QUE SOY

Cuando podemos experimentar  y fusionar estos dos aspectos de la Consciencia,   entramos en el salto cuántico hacia el Despertar.

FLOR DE LOTO

La flor de loto representa SamaKhanda,  como la fuerza vital que emerge y se renueva día a día… por encima de las aguas y del lodo. 

Es un canto a la belleza  del alma humana, que  es más bella y poderosa,  cuando después de ser derrotado, resurge  – sin mácula, sin cicatrices y sin memorias –  de las profundidades.

La flor de loto es maravillosamente bella ¡!!

Conciencia de lo incorruptible, de lo eterno, que asombrosamente se descubre y experimenta por el contraste con la lógica de la mente.

El agua enlodada  simboliza los apegos y el deseo, pero la  flor de loto (padma) florece y se muestra a la Luz totalmente hermosa, como si este mundo no pudiera afectarla.

Verdaderamente esta flor tiene la capacidad biológica de repeler a los microorganismos y a las partículas de polvo.

La flor de loto representa la pureza del cuerpo y del alma, la elevación espiritual, no por superación o esfuerzo,  sino por expresión de su propia naturaleza.  No es lo purificado, sino lo inmaculado, lo que en su esencia nace sin mácula, y que por tanto no puede ser dañado, afectado ni destruido. Lo inmodificable, lo que en el interior permanece inmutable.  Es el observador, el testigo, la esencia que contempla todo el devenir de  la historia en nuestro viaje a través de las edades  de la Tierra.

La flor de loto es la posibilidad perpetua de volver a nacer y empezar de nuevo. Trasciende el perdón, pues no hay nada que olvidar, superar o indultar. La amnistía de lo vivido, no porque se reconcilien los opuestos, sino porque todo es Uno.

La flor de loto

emerge y se renueva día a día,

por encima de las aguas y del lodo.

 

Como la belleza humana…

que es más bella…cuando después de ser derrotado

resurges de las profundidades!!!

¿QUÉ ES EL SER HUMANO?

Vamos a entender al ser humano  como el Ser que entrelaza los planos  físicos con los etéricos,  la Tierra con el Cielo.  El ser humano como puente entre dimensiones, enraizado con las entrañas  de la Tierra y   con las inmensidades del Cosmos. El fluir de la Kundalini.

En el centro  el poder de creación consciente: el corazón.

Pero todo este fluir y este poder creador está impedido  por el estado en el que vivimos en la Tierra (hasta ahora!!!). Es un estado de poquedad, miedo y culpa, nacido de la caída de conciencia que de forma ancestral vivió la humanidad en tiempos muy pretéritos. Y esto se ha  forjado y mantenido a lo largo de milenios mediante una codificación genética muy reducida, resultado del  recorte de las cadenas de ADN.  

Y a este estado aun hemos de añadir las memorias de dolor acumuladas a lo largo de la historia de la Tierra, y toda una serie de programas, patrones o creencias limitantes, que  en su momento han servido a las comunidades humanas para definir su realidad, convirtiéndose estas creencias en verdades inamovibles… ¡cuando sólo son  mapas!

A todo este panorama, en términos más filosóficos, se le ha llamado: vivir tras el velo, una forma de existir separada y  desconectada de la Fuente, de la Unidad e indivisibilidad con el Todo, y de la unidad e indivisibilidad interna.

Ahora el mundo cree que estamos constituidos de partes, que somos un conjunto de partes, órganos, personas o galaxias… que se interrelaciona. Vivimos el engaño de dividir lo indivisible, y percibimos la Vida como la experiencia de ser un YO separado del resto de YOES.  

Todas estas situaciones se han ido equilibrado a lo largo de los tiempos, gracias  a la actuación de la Ley del Karma. Esta Ley universal, aun al contrario de lo que se suele creer de su actuación, nos equilibra,  y nos ha permitido aprender y evolucionar en situaciones humanas muy difíciles.

Para comprender la ultima causa de la enfermedad, hemos de tener presente que la enfermedad forma parte de este sistema de equilibrio evolutivo, y es  necesario contemplarla  dentro de un Todo que existe en un constante cambio.

En la verdadera conexión con el Espíritu

uno no se siente unido a nada. 

Simplemente Es el Espíritu.

El Ave Phenix (p. 182)

MEDICINA CONSCIENTE

Primero vamos a preguntarnos: ¿Qué es ser médico?

Desde el diccionario de la lengua, médico es aquel que cura.

Pero hoy nos vamos a  permitir una definición, por una parte mucho más humilde y, por otra,  más inmensa.

Mas humilde… porque dada la profundidad del origen de las enfermedades y sufrimientos, que un ser humano,  pueda creer que puede curar a otro, es pura vanidad.

Mas inmensa…  porque cuando alguien de verdad se cura, en realidad es porque su  alma ha sanado. Y si el médico ha tenido algo que ver en esa curación, es apenas el haber sabido acompañar a esa persona a la conexión con su propia Luz.

 

¿Qué es médico?

Es ser medicina, conocimiento y sabiduría, canal de la Consciencia y Creador de la Luz.

Los conocimientos son maravillosos, pero siempre son limitados. No es posible conocerlo todo, pero si es posible saberlo todo, sentirlo todo, recibirlo todo. Sólo son, como su palabra indica,  conocimientos son necesarios en la medida que son “el cimiento”  donde se inicia o ancla la sabiduría.
Un médico es siempre un canal,  que facilita que fluya la Luz,  en ese espacio terapéutico y sagrado, que es una simple consulta médica. 
Gracias.

¿Para qué me pides que sepa tanto?

Si apenas puedo comprender

ni un solo día de mi existencia.

¿Cómo voy a comprender los secretos del Universo?

El Ave Phénix (p. 232)

CONEXIÓN

Recibir sanación  es abrirse a la conexión con planos elevados de conciencia,  que ACTÚAN CONSCIENTEMENTE, con la intención de ayudar a la persona que lo solicita.

Podríamos decir que las frecuencias de Luz sanadoras, entran de forma sabia en quien las recibe y ofrecen equilibrio, liberación, paz, serenidad, gozo y salud.

Son muchas las personas que expresan su sentir en frases como: “qué bien se está aquí”, “me he quitado un peso de encima”,  “me siento libre”,   “soy consciente de lo que no conocía de mí”…

Esta  conexión y recepción de ayuda podría,  y puede darse,   de forma espontánea y sin ningún intermediario entre el individuo y el Cosmos. Basta entrar en lo interior, en lo profundo del Ser, en el Silencio… para que se abran las puertas de la conexión con lo divino y eterno. Es entrar en ese espacio sagrado donde    puede recibirse  la sanación de todos los  cuerpos y aspectos de nuestra vida. De hecho  estas sanaciones   han sido  recibidas por los  grandes místicos, a base de sus rezos y estados de fusión con lo divino. Conocemos muchos de ellos en estado de purificación, hoy diríamos liberación de sus códigos limitantes y memorias, o en estados de éxtasis, formando parte de otros planos o frecuencias de la existencia.

Pero dado los bloqueos y limitaciones que codifican nuestras vidas, esta conexión directa y espontánea no siempre es posible, de hecho muchas veces es bastante difícil, o queda limitada  a lo que nuestra mente puede sostener. Es decir, que lo mejor y lo que te recomiendo,  es tener la humildad de admitir que, mientras no seamos seres de más elevada evolución, es bueno  aceptar que de momento nos ayudamos los unos a los otros. Dicen que esto es una de las cualidades del Cielo.

Hoy  día somos muchas las personas que hacemos la labor de sanadores, intermediarios o canales entre el Cosmos y el paciente. Es de muy agradecer. Cada sanador en realidad lo que hace es entrar en ese espacio divino, sagrado y cuántico…  a su modo, y ofrecerlo para la sanación de otra persona, espacio o situación.

Tengo que decir que de hecho ofrecerse como canal para otros es un modo de recibir muchas bendiciones, pues muchas veces  esos estados de conexión son también sanadores para el propio sanador, que de algún modo es primero reequilibrado o reajustado para poder conectar y recibir esas frecuencias de Luz. Dicho de otro modo: ofrecerse como canal para otros te permite entrar en estados de meditación y de conexión muy profundos, que de otro modo, si sólo se acede para la propia evolución personal, son mas difíciles de conectar.  Así que gracias,  pues cuando das siempre recibes.

Creo que puedes empezar a darte cuenta de que recibir  sanación es una forma muy necesaria y útil   de evolucionar, podríamos decir que imprescindible. Por eso somos cada día más los que nos dedicamos a este servicio, pues son muchas las situaciones y memorias que no pueden ser trascendidas como no sea que recibas una ayuda de planos mas elevados de conciencia.

Lo primordial es que la persona que elijas como tu sanador sea alguien cuya vibración te sea agradable, que te sientas en paz en su presencia.  Que puedas relajarte y sentirte cuidado en su presencia.

Esto es muy importante, pues aunque lo que se experimenta en la sanación suele ser paz y gozo  profundo, no siempre es así. En ocasiones la Luz “duele” y es necesario que te sientas bien acompañado en todo momento.

Sabemos que remover temas olvidados y/o bloqueados duele.  La conciencia duele, la información duele.  Solo queda aclarar  al respecto, que quien sufre y se resiste es la mente, pues cualquier cosa que sucede, solo sucede si el  alma sabe que está preparada y se abre a la experiencia

Somos lo que hacemos para recibir lo que somos,

aunque en realidad lo que somos no se puede recibir,

pues nunca se ha ido

y lo único que podemos hacer es liberarnos de todo lo que impide

la manifestación  de nuestra maestría…

LO CUÁNTICO  ES CONSCIENTE

De una forma bella  puedes comprender la sanación cuántica como algo parecido a  abrir la conexión con  un espacio sagrado y eterno donde eres conocido, y desde donde vas a recibir lo mejor para ese instante.

En las tradiciones ancestrales, este espacio de conexión se vive como una experiencia de “encuentro con el Espíritu y con hombres y mujeres medicina”, que habitan en otros planos de conciencia.

En otro lenguaje  podemos decir que la Luz creada para la sanación,  está vehiculizada y dirigida no sólo por el canal o sanador que actúa en el plano Tierra (en realidad el canal es sólo un trasmisor  y un activador de la conexión)  sino sobre todo  por seres de otras dimensiones que pueden visualizarse o sentirse en diferentes formas o presencias, dependiendo de la peculiaridad de cada individuo. 

Ángeles, ancestros y seres de Luz en general, acuden en ayuda de quien lo solicita. Es parecido a algo así como un equipo terapéutico que actúa al unísono, creando la Luz o energía adecuada para cada situación y persona.

Lo importante de esto, independientemente de si tu mente puede comprender o aceptar lo dicho hasta ahora, es sentir la Luz no sólo como ondas, códigos o arquetipos. La Luz es una vibración consciente que sabe y comprende  lo que toca y transforma, independiente de si la persona que la recibe, e incluso el canal que la trasmite, son conscientes o no.

Con esto quiero decirte que el espacio de sanación no podemos reducirlo  a actuaciones concretas, específicas o programadas. Estamos familiarizados con técnicas y arquetipos para  limpiar el aura y  otras densidades,  equilibrar chacras, liberar o  activar códigos y  sanar ancestros o almas atrapadas. Todas estas técnicas son fantásticas y muy útiles…  hasta que dejan de serlo!!!  pues como tales técnicas son limitadas y es necesario trascenderlas para poder acceder a la maestría y conexión con frecuencias de sanación mas elevadas, donde cada persona es única y cada sanación es única.  Esta es la experiencia cuántica, donde todo se crea y se destruye en el mismo instante. En realidad esta es  la experiencia del Amor, como Luz o espacio creador de la Vida.

Es  necesario remarcar y comprender que, en lo biológico,  el Amor esta expresado a través del movimiento de  las partículas subatómicas,  que en sus estados  de creación/destrucción, generan cambios y curaciones totalmente incomprensibles e inesperables para la mente.

Allí donde el espacio

se pierde en la distancia

encuentras el tesoro oculto mas allá de los tiempos:

La Unidad

A  DISTANCIA

De todo lo dicho, cuando ya empezamos a comprender que todo sucede mas allá de lo que nuestra mente conoce,  es necesario que entremos en la comprensión del concepto  espacio/tiempo.

Realmente sólo existen tal y como los conocemos (en forma lineal) en la dimensión tierra llamada la tercera dimensión (3D). Esta es la dimensión de la dualidad  y del apego. Podrás comprender mejor en el apartado del Filosofía.

Ahora lo que importa es que comprendamos que en esta dimensión o frecuencia 3D, no es posible acceder a estados o conexiones de sanación. El sanador se eleva a por encima de la 4D para poder hacer de puente este la 3D y las frecuencias superiores.

Y lo que hemos de entender es que ya en 4D los parámetros espacio / tiempo son totalmente diferentes a los que estamos habituados. Ya no son lineales, sino cuánticos.

¡Esta es la razón por la que sanación actúa lo mismo si se realiza en directo o a distancia!

 Lo único necesario es conectar y percibir el campo resonante de la persona que lo solicita, y eso sucede independientemente de si estas  a su lado, o separados por muchos  kilómetros.

Repito: es cuántico, no existe ni el tiempo ni el espacio.

Concluyendo: todas las sanaciones que se realizan en directo, también pueden ser realizadas a distancia, salvo las que necesitan de cooperación consciente. ( ver SANACIÓN  en menú)

Sin embargo también es posible una conversación previa via teléfono  y luego pasar a la canalización.

Te espero en el Templo Blanco

para guardar los códigos de la Luz,

en el  estanque sagrado

que se esconde entre las montañas

del Monte Shasta. 

Todo empieza hoy. 

La luna está llena

y tus pasos

te llevan a abrir nuevos canales de luz…. Bendita seas

El Ave Phénix (p. 175)

COMO SANADORA

Mi evolución personal para transfórmame en un canal de sanación ha sido muy simple: ha sucedido y se ha activado desde el silencio, la meditación y la escucha de las almas.

Cada persona nace con unos dones o capacidades, que se pueden activar, entrenar y desarrollar a lo largo de su vida. Los dones están en resonancia con el anhelo del alma, lo que desea realizar y experimentar en esta vida.  Y nuestro gran logro consiste en reconocer lo que nuestra alma anhela. Este en el modo de ser feliz.

En mi caso mi anhelo siempre ha sido la ayuda consciente a la humanidad. Por eso,  cada paso evolutivo de mi  propia vida, es ofrecido al servicio o propósito del alma. Y paso a paso, en la medida que he ido evolucionando y alineándome con el Ser profundo que soy en otros planos, el canal de sanación también ha ido abriéndose (purificándose decíamos antes) para realizar su labor.

Agradezco a todas las experiencias y personas que han formado parte de este camino evolutivo. A través de ellas he ido recibiendo todas las iniciaciones y activaciones del canal. Gracias.

COMO SON

Como sabes en SamaKhanda se unen lo humano y lo divino (llámale mágico si lo deseas), lo caduco y lo eterno. Así también son las sesiones

Constan de dos momentos muy diferentes: 

EL primero es ACTIVO: conocerse, comprender, diagnosticar.

El segundo es  PASIVO: conectar con planos elevados de consciencia y recibir la liberación y sanación.  

El MOMENTO ACTIVO es la actuación médica y terapéutica.  Es importante la vinculación de este momento con  el pasivo, pues así ponemos la intención, enfoque o petición al Cosmos, en lo que ahora solicitamos o puede  ser sanado.  Es el  MOMENTO EXISTENCIAL.

El MOMENTO PASIVO, puedes comprenderlo mejor en el apartado de sanación y canalización.  

Ahora sólo es importante que comprendas que este es un momento en el que desciende Luz específica para ti, y lo único necesario es recibirla.

La palabra pasivo, no es no hacer nada. Pero si es  entrar en frecuencias donde la mente no rige la vida. Al entrar en presencia de  la Luz, la mente se retira, y quedas tal y como si descansaras, como si estuvieras en la fase I y fase II de sueño.

En algunos casos es posible dormirse (se llega a fase III del sueño), aunque en la mayoría  se requiere  una  necesaria  una colaboración consciente (fase I), para experimentar, elegir  y sanar  lo que dentro de ti sucede y se libera. Nada es igual a nada.

 “¿En qué te ayudo?”

Así suelen iniciar las sesiones. Esta puede ser la primera pregunta que el médico  hace a su paciente.

Y esta pequeña frase, activa de forma instantánea,  la responsabilidad que cada quien tiene sobre su propia vida y sus circunstancias. Una responsabilidad que conduce a liberar las actitudes victimistas y/o agresoras,  y sobre todo a activar la conciencia de que todo lo que vivimos ha sido,  y es,   elegido  desde pactos del alma.

La labor del médico, es acompañar al paciente a lograr este cambio de perspectiva de la vida.

¿Como lo hace?

 “Hazme sentir lo que tu sientes”

Este el secreto de las sesiones. Lo primordial es  crear un espacio donde el médico puede llegar a  sentir  y comprender lo que el paciente siente, tal y como lo siente.

Y no es que los médicos seamos masoquistas y queramos empaparnos del sufrimiento de la humanidad. Lo que sucede es que este es el modo en que el paciente puede descubrir su experiencia interna, para poder   transmutarla.

¡Te imaginas! Ser médico es estar tan vacio, que puedes sentir lo que el paciente siente. Y es necesario de verdad que los médicos / terapeutas, seamos  Vacio y Consciencia, pues es el único modo de recibir, sin que lo que recibes  deje una huella.

Como digo el médico es un espacio vacío que escucha y recibe. No es empatía, tampoco es simpatía, es Vacio. Ser médico es ser como el agua, que pasa y no toma la forma de ningún lugar por donde pasa… y por eso sana, recodifica y purifica.

El Vacio es el único espacio donde podemos crear algo totalmente nuevo, es algo así como la Fuente de la Vida.  Es el espacio  alquímico donde el sufrimiento y la limitación se liberan y se realiza la transformación  en lo que cada uno  verdaderamente Es.

¿Qué otra cosa podemos hacer

si no es descorrer el velo

y ordenarnos a nuestra Verdad interior?

El único límite

es hasta qué punto estamos preparados

para soltar lo que no somos.

Quizás necesitamos tiempo Tierra.

Quizás pueda ser instantáneo para ti.

Todos los procesos de curación 

son perfectos.

Cada quien a su ritmo

¿Y el  paciente que debe hacer?

Pues para pode transmitir su sentir, primero tiene que sentirlo.

Pero lo normal, y digo lo muy normal, es que son muy… muy pocas personas las que tienen esa conexión profunda consigo mismo. Ni saben lo que sienten, y mucho  menos saben transmitirlo.  El médico tiene que tener el arte de ayudar a que el paciente sienta, reciba  y descubra su propio sentir, tal y como es, y luego lo trasmita. En realidad ¡basta una buena y profunda conversación!!

 

Para facilitar que todo esto se de, es necesario que el  médico tenga dos capacidades o actitudes:

La  primera actitud médica es la de la ignorancia, nunca la del consejo.

Ignorancia humilde de nunca creer que sabemos algo de lo que el paciente  siente, y mucho menos como solucionarlo.  Nada es igual nada.

El consejo, incluso las órdenes,  pueden venir después,  sobre todo con la intención  de facilitar que el paciente que se sienta a sí mismo, supere sus resistencias a sentir y   a profundizar en lo que Es.

La segunda, y que permite la no identificación con la  experiencia del paciente, es saber que la realidad que cada persona vive, no es la Verdad, sólo es la forma parcial de percibir una situación.

El resultado de todas estas disposiciones es que la sesión de transforma en un espacio donde el paciente se descubre a si mismo: sus juegos mentales, sus creencias, su inconsciente, las ordenes internas y automáticas a las que obedece, por encima incluso de sí mismo.

Quede claro que  la sesión nunca se pretende cambiar nada. Solo hacerlo consciente, pues la Consciencia sana.

Cualquier resultado, sobre las consecuencias de estos movimientos de conciencia,  es correcto. Cada persona liberará lo que esté preparada para soltar, y asimilará, lo que esté preparada para asimilar.

¿Qué es lo oscuro?

Cuando se experimenta lo que es,

tal y como Es,

en la totalidad de lo que Es,

lo único que vivimos es Gozo.

INTERACTIVAS

Cuando cada quien toma la responsabilidad de lo que vive y de lo que le sucede, cuando dejamos  de huir de una realidad interna (es decir de una sensación o percepción)  que no    deseamos vivir ni sentir, es entones cuando  empieza el camino de la curación y del poder personal. En esta andadura se  sanan las enfermedades y se sana el alma,  se sanan las vidas,  se comprende la Vida, se agradece y se celebra.

Cuando el paciente toma las riendas de lo que siente,  tanto en planos físicos como  en planos emocionales y/o energéticos, todo empieza a liberarse. Sólo por esto, las sesiones ya  se convierten en sanadoras.

 

La verdad es que  las sesiones son  muy profundas, podríamos decir que totalmente interactivas, no sólo entre medico y paciente, sino también con los planos elevados de consciencia.

Con esto quiero trasmitir que no hay un patrón o parámetro preestablecido, ningún objetivo que alcanzar.

Cada sesión es un acto de creación, donde intervienen el paciente, el medico y la Luz  como consciencia actuante.

HABITAT: AMARSE A SI MISMO

El hábitat o clima de las sesiones es  el AMOR.

Tanta  carencia de AMOR  hay en nuestras profundidades, que nos hemos olvidado de  que es Ser un ser amado. 

El AMOR  es el creador de la  plenitud de la Vida. En términos terapéuticos, podemos decir que el AMOR, es el motor de la SALUD. Todo camino de curación es un camino de Amor, que inicia por el amor y respeto a sí mismo.

Ya sé que no digo nada nuevo. En un lenguaje más conocido, sería como decir que nada podemos sanar si  primero no entramos en la AUTOESTIMA.

Cuando elegimos darnos amor a nosotros mismos, de forma inexplicable,   muestra mente se detiene,  y entramos en estados de aceptación   de las circunstancias o realidades que vivimos.

Es importante añadir que esto no es egoísmo (como vulgarmente las creencias culpabilizadoras hacen creer). Al contrario, es una senda de aceptación y desapego, libre de deseo, incluso de necesidad de un determinado objetivo. 

Cuando como digo el médico se trasforma en el Vacío o el Agua, no necesita que nada sea de otro modo a como es. Y esto es AMOR, un amor sin condiciones: nada tienes que cambiar para ser un Ser amado.

 

Todo inicia por saberse y sentirse amado. Cuando el paciente se sabe amado y verdaderamente y profundamente conocido por su médico tal y como es, algo cambia, sobre todo porque empieza también a amarse a sí mismo. Así empieza el empoderamiento, el reconocimiento de quien es en lo profundo, la claridad para saber cuál es tu camino y qué eliges vivir. Y en este hábitat, la enfermedad, “lo infirme” se sana, pues se alinea con el Universo y con el propósito de tu vida, y se experimenta la Dicha.

El Gozo, la Dicha, la Alegria verdadera, sanan todos los males.

¿Dónde nacen todos estos cambios?

En el campo vibratorio y magnético  del corazón, que resuena y vibra con los campos magnéticos del planeta y de las galaxias. Así brota la multidimensionalidad y los estados de Unidad.

 

Así que para crear un espacio terapéutico, lo único y verdaderamente necesario, es el AMOR:

Y el único y mas importante propósito del médico, no es curar enfermedades, sino facilitar que el paciente recupere la alegria de vivir, que pueda vibrar  y convertirse en un creador en “común –unión” con todos los cuerpos.

 

De este modo la  terapia se torna un camino de conciencia, de liberación, de activación de capacidades dormidas, sobre todo de un bienestar que no es sólo físico, sino de un  alma que se sabe en el camino de fundirse con su esencia

Si hablas,  no eres tú.

Si huyes, no eres tú.

Si piensas,   no eres tú.

Si me quieres ayudar… ya  no eres tú.

Si quieres que te valore, no eres tú.

Si te sientes culpable… no eres tú.

Voy a tu corazón. Ya entro.

El Ave Phenix (P. 77)

TERAPIA INDIVIDUAL

Las sesiones individuales hoy día pueden ser en diferentes formatos, dependiendo de las demandas y las circunstancias de cada persona.

Puede realizarse de forma esporádica, o en un seguimiento y periodicidad acordada, según la petición o  intención  que se solicite.

Para la PRIMERA SESIÓN es necesario un tiempo largo.

Suele oscilar entre 2 horas   2 y 1/2

Las siguientes sesiones pueden oscilar

  • ½ hora ( cuando es exclusivamente sanación)
  • 1 hora
  • Tiempo máximo 2 horas

El tiempo se determina y reserva  de antemano.

Si es necesario mas tiempo se concreta una nueva sesión para otro día o se continúa a distancia.

COSTE DE LAS SESIONES

Se valora por el tiempo dedicado, aunque en todos los casos se pacta de antemano.

Varía dependiendo del lugar donde eres atendido.

Varía también según la  frecuencia de tus sesiones.

Los niños  menores de 7 años reciben una atención especial. Sólo son atendidos si también recibe terapia la madre.

Para niños mayores de 7 años se valoran las circunstancias de la familia.

Para mas información puedes abrir el documento adjunto donde te comparto unas reflexiones  al respecto.

TERAPIA COMPARTIDA

Durante 30 años  todas las terapias han sido INDIVIDUALES.

Pero en los tiempos que ahora vivimos estamos entrando en  nuevas formas, donde el yo pasa al nosotros.

 

TERAPIA COMPARTIDA: QUE ES

Encuentros de varias personas que,  en EQUIPO,  se acompañan en su proceso terapéutico.

Aprender, sanar y evolucionar  en Unidad.

Facilita la liberación del protagonismo del ego y del drama personal.

Permite recibir terapia con una periodicidad mas frecuente, y poder compartir el coste  económico que esto requiere. Por el coste de una hora, recibes dos o tres.

TERAPIA COMPARTIDA: CONDICIONES

  • 1º. Momento ACTIVO: LA ESCUCHA La verdadera escucha es la única herramienta que se comparte. Liberar lo que impide la escucha. Escuchar sin mente y ser escuchado. Escucha alternada. Es un estado de contemplación compartida. Contemplarse los unos a los otros Activa la SABIDURIA Y LA LIBERACION DEL EGO.
  • 2º. Momento PASIVO: SANACIÓN
    “Si tu sanas, yo sano”
    Recepción de mayor información multidimensional.

Para mas información puedes abrir el documento adjunto donde te comparto unas reflexiones  al respecto.

¿NOS COMPARTES TU VIBRACION?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscribirse Al Newsletter

Comunidad Samakhanda