El corazón solo florece cuando vivimos en estados de conexión.

Lo diferente que es la Iluminación y la Ascensión.

Las diferentes formas  de Despertar.

Como crear el vínculo y conectar entre dimensiones.

VÍNCULO INTERDIMENSIONAL

Namaste

Vivimos tiempos de cambio, de nueva  de conciencia y de co-creación de una diferente forma de existir en la Tierra.

Es necesario que  recordemos y  sepamos que no estamos solos, que somos seres profundamente amados y ayudados en nuestra  labor de acompañar a Gaia en su Ascensión. Que somos felizmente asistidos en este cambio o tránsito de la 3D a la 5D

Nada sucede, ni iluminarse, ni ascender, sin antes abrir y expandir el corazón.

Aunque realmente el corazón no florece sino hay un profundo sentido de conexión  y resonancia con todo lo que existe.  Dicho de otro modo: el corazón solo florece cuando vivimos en estados de conexión.

¿Iluminarse y Ascender?

Recordemos que ascender e iluminarse son dos experiencias muy diferentes.

Hay una forma sagrada e impersonal de conectarse y relacionarse con la Consciencia, y que  sólo se experimenta cuando no existe la distancia, cuando tu ego se diluye en la Consciencia.

Esto es la  Iluminación, el punto donde se  unen la Vacuidad al Todo. 

El Ser iluminado no necesita ascender, puesto que ya es. Despierta a lo que ES.

 

Pero hemos de comprender que el Ser y el no Ser, se manifiestan a través del ESTAR.

Los diferentes estados del Ser, siempre están en un proceso evolutivo, que asciende y desciende.

 

Felizmente ahora en nuestra galaxia nos corresponden los tiempos de la Ascensión. Es decir,   pretéritamente ya estuvimos  ascendidos (recuerda la Lemuria y la Atlántida).  Luego descendimos. Y ahora nos corresponde de nuevo ascender.

Ahora estamos en tiempos magníficos  en la Tierra, de crear y materializar preciosas experiencias de amplitud, activación, expansión y vínculo consciente en la Unidad de todo lo que existe.

Es el Despertar de todos nuestros estados y potencialidades.

 

¿Qué es el vínculo interdimensional?

Es saber y sentir que todo es Consciencia viva y actuante.

Hasta ahora denominábamos ángeles, santos o Dios,  a todo Ser,  no humano,  que diera mensajes o entrara en contacto con nosotros. Está bien… pero no es suficiente, ni totalmente cierto. 

Ahora  te pido empieces a saber que hay muchos seres que  existen más allá de nuestra percepción física.  Que estamos recibiendo mucho acompañamiento  y ayuda en nuestros procesos de transmutación. Que somos amados por muchos seres de Luz, de muchas constelaciones y galaxias…

La forma más fácil para entrar en estados de vínculo  es crear un vínculo o relación amorosa y personal con lo Divino. 

Para empezar es suficiente con una relación amistosa y cotidiana con la Conciencia Suprema. Esto ya permite y facilita que la Luz entre en tu vida.

A este estado lo hemos denominado estado de Gracia, pues recibes la Luz y  permites que  penetre y actúe en ti.

Son estados que también podemos llamar de devoción o místicos, pues forman parte del Gran Misterio,  de lo oculto a nuestra mente lineal. Vivir en estado de Gracia es vivir enamorado de la Luz, de la Consciencia, de los seres y maestros de Luz, de Gaia, de la Vida ¡!!!

Son estados que los místicos de todas las tradiciones han experimentado,  y que conducen a la transformación radical de la persona que así vive.

Son estados de gran poder creador, donde una simple petición crea una nueva realidad.

Estos estados son el camino más rápido y poderoso hacia la liberación y el Despertar.

¿Cómo conectar?

El verdadero estado de conexión se otorga cuando entras en la conciencia de  la entrega y de la unidad, desde la disolución de los límites que nos separan.

Es un estado amoroso de ausencia de ego. Es un estado donde te experimentas  no como un receptor o generador de  experiencias o sucesos, sino como el espacio donde la vida actúa.

En este estado lo divino se hace físico, se toca.

 

Pero para empezar, la realidad tierra es el punto de inicio.

Lo primero es sanar tus vínculos  y relaciones en la Tierra.

Por sentido común no puedes amar lo que no ves, si no amas antes a  quien ves.

 

Te recuerdo que amar no quiere decir mantener vínculos tóxicos. Primero  respeta  lo que tú necesitas y,  al tiempo, respeta lo que el otro necesita.

Luego crea un espacio de conexión, dedica un tiempo a estar contigo mism@, a recibir luz, sonido, enseñanzas, silencio… Asimila todo en estado de paz. Se consciente de que estas en estado de transformación.

 

Ten muy presente que nada de lo que vives es azar. Todo forma parte de las experiencias y enseñanzas para que despiertes  la Luz en ti. Agradece todo.

 

Ríndete y espera, confiado que “otro”  que habita en tu interior, te hará saber el próximo paso de tu camino.

No te identifiques con nada en concreto, ni tuyo, ni de los demás…  

Todo lo que sucede es perfecto.

Entra en el estado “hipnótico” que precede al sueño… acurrucad@  en tus adentros, y en ese vacío, en ese espacio sin tiempo,  recibirás la sanación y la Luz.

 

Namaste

 

Lourdes Tornos Sales,  en la Tierra

Mariceli, entre la Tierra y el Cielo

Ommaiah, en el Cielo de Sirio

El Vacio y el Todo